Hightrack

Aprendizajes Hightrack

Lady Procrastinación

Lady Procrastinación

Uno de los principales enemigos de la productividad es la tendencia a posponer tareas. Aprende a detectar y evitar la procrastinación con este artículo.

Te la voy a presentar, aunque seguramente ya la conoces. Es uno de los personajes más atractivos del mundo de la productividad. Encandila por igual a hombres y mujeres, jóvenes y maduros. Tiene una belleza clásica que nunca pasa de moda. Nos atrae hacia sí con falsas promesas de que aún tenemos mucho tiempo para terminar la tarea; nos hace creer que la terminaremos en un periquete, nos susurra que a nosotros este tipo de cosas se nos dan bien y nos recuerda todos los entretenimientos que podemos hacer en lugar de la tarea que deberíamos estar haciendo: navegar por internet, oír música, charlar con un compañero de la oficina, revisar el correo electrónico… “No seas tonto”, dice, “si todo esto en realidad es una forma de inspirarse y coger fuerzas para luego hacerlo mejor…”.

sirena_grabadoantiguo

Pero en realidad está mintiendo, porque Lady Procrastinación siempre nos falla: al final, el tiempo va pasando, nos enredamos más de lo debido con internet, la tarea queda a medias o sin empezar, de repente lo que teníamos entre manos además de importante también se ha vuelto urgente y cuando nos queremos dar cuenta nos toca echar horas extra, hacerlo todo deprisa y corriendo, trabajar a disgusto y encima sintiéndonos culpables.

Y es que Lady Procrastinación es todo fachada. En cuanto rascas un poco descubres que te ha engañado. Ella en realidad no confiaba en que lo fueras a hacer bien, de hecho seguramente tenía sus dudas, al igual que las tenías tú. Si lo piensas bien, te das cuenta de que la tendencia que tienes a postergar ciertas tareas no obedece realmente a que las consideres muy fáciles, sino que más bien al contrario con frecuencia se debe a que tienes serias dudas de que lo vayas a hacer muy bien.

Eso lo sabes tú intuitivamente y lo han estudiado psicólogos y neurólogos: en tareas que requieren mucha concentración y un gran desgaste intelectual, como hacer cálculos, aprender una materia abstracta o redactar un informe complejo, el cerebro segrega una sustancia química que produce una especie de “dolor” y lógicamente la reacción natural del cerebro es la de alejarse de esa intensa molestia mediante distracciones que le gratifiquen a corto plazo.

Lady Procrastinación se alimenta indistintamente de tu exceso de seguridad o de tu miedo a no estar a la altura del reto. En cualquiera de los dos casos, al final, el perjudicado eres tú: la reina de los proyectos aplazados se va a cualquier otro lugar a engatusar al que pueda con sus cantos de sirena (“mira qué blog más interesante”; ”¿has visto este video de gatitos?” “¿y el último chiste de Whatsapp?”) y tú te quedas con el trabajo atrasado y el mal sabor de boca.

Y ¿cómo consigo no oír a la dichosa Lady Procrastinación?, te preguntarás. Las siguientes estrategias te pueden ayudar:

  1. Define claramente tus objetivos y las tareas que te permitirán cumplirlos, eso te pondrá en la buena dirección y te motivará.
  2. Establece un plan realista para alcanzar tus objetivos.
  3. Divide las tareas en bloques razonables, haz descansos y prémiate a medida que vayas cumpliendo las etapas del plan.
  4. Bloquea las interrupciones (móviles, correos, redes sociales).
  5. No esperes a tener ganas o a estar inspirado para acometer la tarea. Las ganas vendrán por la propia inercia de la actividad.
  6. Si te surge alguna idea que no tenga relación con la tarea o se produce alguna interrupción que no puedas evitar, anótala u ocúpate de ella y luego vuelve a la tarea (recuerda, acabar es esencial para ser productivo).
  7. Visualízate terminando esa tarea y sintiéndote muy bien.

La próxima vez que sientas la tentación de caer en los embrujos de Lady Procrastinación, relee estos 7 puntos y estarás en un posición mucho más fuerte para tomar la decisión correcta que te acerca a tus objetivos.

 

Elena Alemany
Equipo Hightrack
On track!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *