Hightrack

Aprendizajes Hightrack

Mi plan de ruta semanal

Mi plan de ruta semanal

La mejor forma de no desviarte de tus metas y cumplirlas es crear un plan de ruta semanal que incluya los puntos más importantes de tu recorrido y el orden que deberías seguir. ¡Lee este artículo para conocer los tres pasos de un plan de ruta semanal!

Hoy voy a compartir con vosotros un descubrimiento personal. Algo a lo que yo secretamente llamo “Mi cambio” y que más allá de la resonancia a libro de autoayuda ha supuesto un punto de inflexión para mi productividad, mis logros y mi calidad de vida.

Antes de mi descubrimiento, todas las semanas comenzaba de la misma manera, siempre con la misma rutina: me sentaba a las 9:00 de la mañana del lunes en mi despacho, abría el email, pasaba un tiempo ordenando asuntos de la semana anterior… y a partir de ahí toda la semana rodaba sola entre urgencias, marrones y pequeñas cosas que mataban mi tiempo y energía. Una semana en modo automático, en resumen.

Hasta que un día, por casualidad, empecé a buscar en Google, preocupado por mi productividad personal y por mis resultados. Quería combatir, frenar, esa sensación de no avanzar, de estrés, pero sobre todo de “perderme en la semana” con tareas y tonterías que consumían mi energía, impidiéndome avanzar en lo que realmente era importante para mí. Ese día comencé a preocuparme en serio por mi productividad personal y por mis hábitos… Empecé a leer, formarme y, sobre todo, a querer cambiar.

Desde entonces he cambiado mis hábitos y mejorado mis resultados. Estoy mucho más enfocado.

Uno de esos cambios que he implementado es lo que yo llamo “Mi plan de ruta semanal”. Gracias a esta nueva “fórmula”, mi semana está más nítida, sé lo que quiero conseguir y mi energía y tiempo se centran en lo verdaderamente importante, en alcanzar resultados de verdad.

¿En qué consiste mi plan de ruta semanal?

1º Vista de pájaro. Tiempo bloqueado

Es lo primero, conocer el tiempo bloqueado que tengo durante la semana, o lo que es lo mismo, saber el tiempo real del que dispongo para terminar tareas.

Esta primera visión me da un toque más a la hora de planificar mi semana.

2º Mis objetivos de la semana

Tengo una lista exclusiva para mis objetivos, anuales, mensuales y semanales. Cada semana “bajo a tierra” mis objetivos para esa semana. En estos objetivos, están mis prioridades.

Cada mañana reviso esos objetivos semanales. No te imaginas la claridad que me aporta. Brutal. En todo momento tengo en mente lo que quiero conseguir, y eso ha mejorado enormemente mis resultados y mi foco.

3º Cada día una tarea clave

¿Una tarea clave? Eso es. Cada día, por adelantado, cuando planifico mi semana, asigno a cada día una tarea clave.

Esta tarea clave es una tarea especial, que exige lo mejor mí, pero sobre todo que está alineada con esos objetivos.

¡Madre mía! Cómo han cambiado mi semana y mis resultados:

Elementos del plan de ruta semanal

Vista de pájaro – Objetivos de la semana – Tareas clave

 
planificación semanal
 
Este plan de ruta semanal es uno de los cambios que he implementado últimamente y el resultado está provocando cambios radicales en mis logros.

Tengo una ruta. Sé lo que quiero.

José María Villarmea

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *